Los consejos para preparar el desayuno ideal en invierno

¡Descubre el desayuno perfecto para las mañanas de invierno!
¡Descubre el desayuno perfecto para las mañanas de invierno!

En las mañanas de invierno, la temperatura exterior hace que levantarse de la cama se convierta en una misión imposible. Por ello, ¡no hay nada mejor para alegrar una mañana fría que un desayuno caliente y nutritivo! A continuación te damos las mejores ideas para amenizar tus mañanas con deliciosos desayunos.

Está comprobado que, para afrontar las bajas temperaturas, lo más recomendable es aportar a nuestro organismo todas las calorías que necesita, con la finalidad de mantener la temperatura corporal. Para sacarle el máximo provecho al desayuno, es importante que cuides su composición y prestes mucha atención a los alimentos que vas a ingerir tras el largo periodo de ayuno nocturno.

La ausencia de micronutrientes en el desayuno no se puede compensar con ninguna otra comida del día, por ello, lo ideal es que tu desayuno cubra el 25% de tus necesidades energéticas diarias, y debe estar compuesto por una bebida, una pieza de fruta, un lácteo y cereales o pan.

El desayuno es la comida más importante del día, ¡es por ello que debe ser muy nutritivo!
El desayuno es la comida más importante del día.

La bebida caliente es imprescindible

Existen una infinidad de bebidas calientes ideales para comenzar el día. Las infusiones, la leche caliente con cacao o el café se pueden convertir en los acompañantes perfectos para cualquier desayuno. Lo cierto es que, además de ser deliciosas opciones, las bebidas calientes no solo favorecen la hidratación, sino que también te ayudarán a entrar en calor rápidamente.

La fruta es tu gran aliada

En zumo o entera, es fundamental incluir siempre una pieza de fruta en tu desayuno. Aunque en invierno las opciones de fruta son un poco más reducidas que en verano, puedes optar por naranjas, mandarinas, kiwis, manzanas o plátanos. Las frutas ayudan a reforzar el tono muscular y son ricas en fibra, vitaminas, micronutrientes y antioxidantes. Además, refuerzan el tono muscular y te ayudarán a luchar contra los radicales libres.

Cuantas más actividades realices durante el día, más carbohidratos deberás ingerir a primera hora.

No te olvides de los cereales y el pan

Su importancia radica principalmente en que estos alimentos te proporcionan los carbohidratos que necesitas cada mañana. La cantidad de pan y cereales indicados para ingerir por las mañanas dependerá tanto del sexo como de las actividades diarias de cada persona, ya que mientras más actividades realices, más carbohidratos deberás ingerir a primera hora.

Por último pero no menos importantes, ¡los lácteos!

La gran popularidad de los lácteos proviene de su alto valor nutritivo, y por supuesto, ¡debido a su delicioso sabor! La leche, los yogures y el queso contribuyen a los aportes de calcio necesarios para una salud ósea plena, y además, proporcionan una cantidad de proteínas justas y de muy buena calidad para nuestra salud.

El yogur con cereales es una opción rápida, deliciosa y nutritiva para tu desayuno.

Recuerda que nunca debes saltarte el desayuno, porque gracias a él contarás con la energía suficiente para desempeñar satisfactoriamente las actividades de tu día a día. Si cuentas con poco tiempo, opta por desayunos sencillos y llenos de nutrientes como es el caso del yogurt con cereales o el pan con una rebanada de queso, acompañados siempre, por supuesto, de una bebida caliente y una pieza de fruta.

Ahora que ya conoces todos los elementos que no deben faltar en tus desayunos durante esta época invernal, ¡pon en práctica nuestros consejos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *