Los 5 minutos de yoga perfectos para hacer en la oficina

5 minutos diarios son suficientes para prevenir las dolencias y el malestar derivados del sedentarismo.
5 minutos diarios son suficientes para prevenir las dolencias y el malestar derivados del sedentarismo.

Todas aquellas personas que trabajan en una oficina pasan muchas horas sentadas en la misma postura frente al ordenador. Pequeños gestos como sentarse en una silla cómoda y apoyar los pies sobre un reposapiés ayudan a minimizar las molestias, pero la rutina diaria hace inevitable que el cuello, la espalda o los brazos tiendan a tensarse y se corra el riesgo de sufrir las temidas contracturas o inflamaciones. Para evitar estas consecuencias, ¡pon en práctica esta sencilla rutina diaria de yoga!

A continuación te proponemos una estrategia contra el sedentarismo en el trabajo: breves paseos cada hora y unos sencillos y rápidos ejercicios de yoga que puedes practicar en la oficina. Todo ello con el objetivo que te sientas mejor y te recargues de energía, realizando algunas posturas clásicas mediante las cuales podrás desconectar y resetear tu cuerpo en solo unos minutos.

¡Una rutina de yoga en 5 minutos!

Te recomendamos que realices estos cinco ejercicios durante diez respiraciones cada uno, con una duración estimada de un minuto por ejercicio.

consejos_rutina_sencilla_yoga_1

1) Estiramientos de cuello

Empezarás la rutina con un ejercicio básico, el de estirar el cuello. Une los dedos de las manos detrás de ti, a la altura de la zona lumbar. Inhala para separar los brazos ligeramente de tu cuerpo y exhala para llevar las manos hacia la cintura de un lado. Lleva el codo externo hacia tu cuerpo y relaja la cabeza hacia el lado donde estén tus manos. Puedes mover la cabeza suavemente hacia un lado y otro para estirar más.

2) Giros suaves

Aquí necesitarás sentarte de manera cómoda. Al inhalar, lleva las manos hacia arriba y en la exhalación dirige una mano hacia atrás y la otra sobre la mesa. Lleva la mirada hacia atrás haciendo que el giro provenga de la musculatura abdominal, relajando esta zona que acumula muchas tensiones.

consejos_rutina_sencilla_yoga_1

3) Postura del águila

Quédate en posición sentada sobre la silla con los pies firmes en el suelo y la espalda recta, y abre los brazos a ambos lados. En la exhalación cruza un brazo sobre el otro. Después, une las palmas o el dorso de las manos a la altura de la cara. Presiona las manos una contra la otra con una ligera fuerza hacia arriba. Estarás practicando la postura del águila, aunque de una forma sencilla.

4) Estiramientos de gemelos e isquios

Ahora les toca el turno a unos músculos de los que solemos olvidarnos, ¡pero que son muy importantes para evitar la fatiga! Simplemente necesitarás estirarlos, colocando la pierna sobre alguna superficie alta, como puede ser una mesa, un sofá, una silla, etc. Con un talón apoyado sobre el elemento que elijas, y la otra pierna en el suelo, inhala para crear longitud en tu columna y en la exhalación flexiona tu cuerpo hacia delante. Puedes quedarte con la espalda perpendicular al suelo o acercar el tronco a la pierna, según tu flexibilidad.

consejos_rutina_sencilla_yoga_1

5) Trabaja en la apertura de cadera

Vuelve a sentarte para el último ejercicio. Coloca el tobillo derecho sobre tu rodilla izquierda. Presiona el pie contra el muslo, activando los pies. En la exhalación puedes traer el tronco hacia las piernas. Si tienes movilidad en la cadera puedes llevar el tronco sobre las piernas y acercar las manos al suelo.

¿Te animas a practicar un poco de yoga en la oficina? ¡Cuéntanos los resultados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *