Se acabaron las fiestas. Ahora, ¿Cómo te quitas esos kilitos?

Las comidas de Navidad son hipercalóricas.
Las comidas de Navidad son hipercalóricas.

Las fiestas navideñas son una de esas épocas en las que el estrés se multiplica. Comidas o cenas con compañeros de trabajo, con amigos, con la familia… Cuando llegas al final, ya nada es lo mismo. Ha cambiado el año y también tu talla de ropa. No basta con tener buenos propósitos como apuntarse al gimnasio o volver a hacer deporte. Necesitas un plan. Aquí te proponemos algunos ejercicios sencillos para ponerte en forma.

Elige tu opción y toma una decisión sin dudar

¿Has decidido calzarte las deportivas y convertirte en un runner nocturno, apuntarte definitivamente al gimnasio o volver a pisarlo si hace cuatro meses que estás pagando los recibos y no vas? Sea lo que sea, el primer paso es decidir cuál de estas opciones vas a elegir.

En el primer caso, lo mejor es buscar a alguien que te acompañe en tus correrías nocturnas. En los otros dos casos, puedes escoger un entrenador personal que te dicte los ejercicios a seguir, o tener claro cuáles son los que tienes que hacer y aplicarlos.

Empieza a correr, que son dos días

El running aporta sensaciones magníficas, y a medida que lo practicas te vas sintiendo mejor.
El running aporta sensaciones magníficas, y a medida que lo practicas te vas sintiendo mejor.

En este caso, lo más complicado va a ser encontrar a un compañero para hacer footing. Esta palabra, tan popular hace años, ha ido siendo sustituida por otras más correctas en inglés, como jogging o, últimamente, running.

No necesitas mucha técnica. Solo paciencia y un recorrido en el que puedas marcarte distancias. También puedes utilizar alguna de las muchas apps para el móvil que puedes encontrar en Google Play o App Store.

Quedarás fascinado por las opciones y cada día querrás comprobar tu evolución.

Si no tienes tiempo, recuerda que se hace camino al andar

Vuelve a casa del trabajo caminando, te sentirás mejor aunque no creas que es un ejercicio intenso.
Vuelve a casa del trabajo caminando, te sentirás mejor aunque no creas que es un ejercicio intenso.

Si tienes la suerte de tener tu trabajo a una distancia de casa asumible, puedes dejar el coche, la moto o el autobús y recorrer a diario esa distancia caminando. Tal vez estés acostumbrado a aprovechar el tiempo hasta el último segundo, pero seguramente eso sea una fuente de estrés.

Calcula cuánto tiempo tardas caminando, a razón de unos 10 minutos por kilómetro, más o menos. Sin prisas. Si decides ir callejeando, mirando escaparates o entrando en alguna librería por el camino, no pasa nada.

Lo importante es que te lo tomes con calma. Llegarás a casa con un punto extra de relajación.

 El gimnasio, el gran reto para los que no tienen tiempo

Tanto si ya tienes solucionado el trámite de la inscripción como si no, la decisión de pasar el umbral del gimnasio requiere estar dispuesto a dedicarle tiempo.

Si se te ha ido la mano con los alimentos calóricos típicos que se consumen en las fiestas navideñas, seguro que has ganado un par de kilitos.

Si eres de los que ya están habituados al ejercicio físico, puedes pasar directamente a ejercicios que implican alto consumo energético: spinning, saltar a la comba, sentadillas… Al final, de lo que se trata es de quemar calorías. Con estos ejercicios y con la frecuencia adecuada, lo conseguirás.

 Para novatos: cómo empezar en el gimnasio

El ejercicio en el gimnasio no tiene por qué ser aburrido. Una vez encuentres tu sitio en él, comenzarás a disfrutar.
El ejercicio en el gimnasio no tiene por qué ser aburrido. Una vez encuentres tu sitio en él, comenzarás a disfrutar.

Es la primera gran decisión del año para muchos. ¿Me apunto al gimnasio? Una vez hecho, solo hay que ser constantes. Pero con moderación.

Lo ideal es empezar con un par de días y 45 minutos por sesión. Un monitor te programará los ejercicios adecuados. Seguramente empezarás por tonificación en aparatos e irás incorporando otros durante los dos primeros meses.

Una vez superado este periodo, si le has cogido el gustillo, puedes incrementar los días que le dediques a tu entreno.

Acompaña tu elección con un cambio de hábitos, tanto en la alimentación como en detalles de tu vida diaria. La recompensa es un estilo de vida saludable, con ejercicio y una dieta equilibrada y sana. Si quieres recibir consejos como este, recetas y trucos  en tu correo, suscríbete a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *